Postapocalipsis

Después de todo mi mano sigue aquí
las llagas no son graves
mi vida sigue intacta porque
todavía puedo empuñar una nueve milímetros

Y tras el Apocalipsis
del que pocos se enteraron
Dios fue condescendiente
y creó un nuevo jardín del Edén para nosotros
los que a base de matar logramos sobrevivir a este declive

Se trata de un jardín postindustrial

Y aquí estamos, frente a la manta de un tal Pedro
que a la entrada de un bar de mala reputación
expone, a buen saldo, la metralla

Nosotros estamos contentos de no tener que currar
Pedro antes del desastre era policía


Comments are closed.